ast  museo

   La “Bodega La Muralla” fue construida en el S. XVIII y estuvo en pleno      funcionamiento hasta mediados del pasado siglo.  Se trata de una bodega subterránea, excavada en piedra granítica y adosada a  la muralla que circunda Miranda del Castañar (S. XIII). Se dispone en diferentes alturas, aprovechando el desnivel del terreno, y es en el piso superior donde el visitante puede deleitarse observando el conjunto de la construcción y todo su mobiliario, compuesto de verdaderas joyas etnográficas, testigos indiscutibles de la historia de los pueblos de la Sierra de Francia. Pero, además, encontraremos obras artesanales y pictóricas de artistas contemporáneos de la comarca dignas de colgar de las paredes de un museo tan peculiar como éste. La “Bodega La Muralla” recrea el ambiente perfecto para disfrutar del arte, la cultura serrana y el misterio batueco.

   .

    El ingenio del bodeguero es la principal nota que define la configuración de la “Bodega la Muralla”. Cansado de tener que transportar grandes cantidades de uva y vino, su creador diseñó un perspicaz sistema  de producción. La uva cargada en cestos a lomos de animales llegaba a los lagares para, después de pisarse y reposar, por gravedad y gracias a unas mangueras de tripa de cerdo recubiertas de pez, llegar a las cubas donde quedaba almacenada. Finalmente un tubo atravesaba la muralla de manera que el preciado líquido  podía ser llevado en vasijas desde la calle colindante. Se conservan cuatro de sus cubas   construidas en madera que, debido a su elevada capacidad, fueron fabricadas dentro de la bodega. Una de ellas  ofrece una inesperada sorpresa a todo aquel que quiera descubrir los caprichos de la “Bodega La Muralla”.

..